sábado, 14 de noviembre de 2015

Fear of Flying (Conor Finnegan, 2012)


Miedo a Volar
Irlanda | 9 min | Inglés c/subtítulos en español

El invierno toca a las puertas del bosque y todos los pájaros preparan su viaje hacia el cálido sur, excepto uno. Dugal es un ave con una peculiar fobia, entre otras tantas: le aterran de sobremanera las alturas, por lo que volar para emigrar no es una opción para él.

Divertido cortometraje realizado con un atractivo diseño de personajes que combina diversas técnicas animadas (croma key, stop motion, CGI e ilustración), cuyo acrofóbico argumento fue curiosamente concebido por Finnegan al sufrir un ataque de ansiedad en un vuelo a Finlandia.


"Visionando esta pieza, sólo decir que desde el segundo uno ya te ha hecho suya y te ha conquistado el corazón porque ¿quién no ha tenido alguna vez pesadillas cuando llega el momento de afrontar un miedo? Así que con una tormenta, un grito y una caída estratosférica en el vacío comienza este pequeño metraje, trabajo brillante en todos los sentidos y que tiene la cualidad de meterse al público en el bolsillo con sus innumerables guiños cómicos. Fear of flying del irlandés Conor Finnegan, tras su último premio en el Encounters de este año, cuenta ya con doce galardones en su trayectoria y sigue su buena estela de reconocimientos a nivel internacional con la preselección a los Oscars.

(...) Aunque, por lo general, Fear of flying ha sido considerado un corto infantil (en el Encounters obtuvo el Children’s Jury Award), lo cierto es que se suma a ese cine animado que convence tanto a los niños (los gags son adorables) como a los adultos, ya que Dougal es, ante todo, un adulto lleno de miedos (no sólo el de volar, como se verá) que, aunque tiene la potencialidad de hacer lo que le viene en gana, se siente atenazado por complejos interiores que le impiden alzar el vuelo, y se ve obligado a sobrellevar una vida mediocre por no enfrentarse a ellos. Pero lo que hace a Dougal irresistiblemente simpático es que al menos lo intenta, aunque eso sí, los resultados son lamentables. Y cuanto más lamentables más divertidos. Porque, de una manera u otra, todos nos reconocemos en Dougal.

En un sentido más técnico y contextual hay que reconocer el trabajo de Conor Finnegan, su director, y también director de publicidades emblemáticas como la última para Cadbury, famosa marca inglesa de chocolates, o para Lush, también famosa marca inglesa de cosméticos de gran impacto social por su apuesta por el comercio justo. Finnegan hace en esta animación no sólo una labor de artesanía majestuosa sino de ingeniería; en primer lugar debido a la propia complejidad que requiere una animación de maqueta y marionetas y en segundo lugar, debido a su integración con otras técnicas de postproducción; técnicas como el croma key, animación digital 2D y 3D, fotografía, y creemos que también ha sido posible que se haya usado un auténtico insecto (una mosca, en el gag de la caca de Lucy).

Todas estas técnicas mezcladas con capricho, de forma divertida y oportuna, no dejan de transmitir una imagen uniforme y estable en la que nadie puede plantearse exactamente qué técnica concreta se está usando, además de la predominante de marioneta y maquetas. Como en sus otras obras, en este trabajo ha hecho alarde de su propio estilo y uso de sus elementos favoritos, como son los pajaritos con pies sintéticos y dibujados, los bukeh de colores en el cielo de la noche y el uso personal de esta mezcla de técnicas que, por sí mismas y sin nombrar a su creador, ya han formado un sello en el panorama actual del cortometraje de animación." (Sonia Sola, CORTOSFERA)






Subtítulos gracias a cine.nosomosnada.org

https://mega.nz/#!8NMRiTDT!2g9Ah5ObZbbjk2Bk5RCivc1ToL--OqPUm264t4fgKXk

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...